sábado, 14 de febrero de 2009

Puesta al día: apuntes e ideas

Si entre mis buenos propósitos de año nuevo estaba actualizar puntualmente el blog, obviamente he empezado 2009 incumpliendo el compromiso conmigo misma, lo cual es una forma muy saludable de darme un carpetazo en la cara para asumir qué poquito puedo abarcar y qué fragilidad hay en mis planes.

Estos días sin escribir han sido días de “tirar para adelante”, es decir, que he intentado hacer malabarismos con los pluriempleos para no fallar estrepitosamente con nadie, y si con todos un poquito. El tiempo no da para más, y a medida que he empezado a saturarme con los encargos y las deudas pendientes, he pensado en lo útil que sería (para mi propia catarsis) escribir una entrada del blog hablando del pluriempleo en nuestra profesión. Creo que en los tiempos que caen no es un fenómeno tan raro y, según he ido leyendo en blogs de compañeros, a más de uno le agobia esta sensación de no saber decir que no pero darse cuenta de que el ritmo es insostenible o insuficiente para, al menos, sentir que digerimos las cosas. Me apunto la deuda, por lo tanto, para próximas entregas.

A pesar de la dureza de estos días, he tenido alguna satisfacción: DELIBROS publicó las entrevistas que hice a los ganadores del Premio Torrevieja de Novela, Alejandro Palomas y Juan Gómez Jurado. Este tipo de colaboraciones son las que más me motivan y con las que más disfruto. El día de las entrevistas fue muy divertido porque tuve que ver a ambos autores en dos puntos completamente diferentes de Madrid y en un intervalo de dos horas. En el taxi iba dándole la vuelta a la cinta de la grabadora (sí, aún uso grabadora con casettes) y cambiando el chip mental para poder conversar con dos personas tan completamente diferentes. Sus obras también lo son, y esto es lo que más me ha gustado de este premio, que parece reconocer o ensalzar diferentes tipos de historias y modos de contarlas.

También he podido echar un vistazo al ANUARIO DEL LIBRO que esta revista publica con todo un derroche de buen hacer: es un producto redondo, con una dosis oportuna de análisis, mucho contenido y una maquetación atractiva y muy agradable. Lo recomiendo.

Y para cerrar el repaso breve a estos días de “reorganización”, tengo que mencionar que el miércoles pasado estuve en mi antiguo colegio compartiendo un rato con los alumnos de 6º de Primaria, que en su plan de “animación a la lectura” habían incluido mi libro como título recomendado para este trimestre. La experiencia ha sido increíble: me hicieron preguntas divertidas, mostraron interés en saber “quién era esta persona que había estado sentada, como ellos, en uno de los pupitres del aula”, y (lo más divertido de todo), me hicieron comentarios realmente interesantes sobre la lectura que habían hecho del libro en cuestión.

Creo que ellos se merecen una entrada específica en el blog, y así me apunto los deberes inmediatos para mañana… Os hablaré de esta experiencia que ha sido lo mejor que me ha pasado en lo que llevamos de 2009.

2 comentarios:

Laura dijo...

Esto de sentirse comprendida, y al menos acompañada en el agobio de la agenda inabarcable, se agradece. Me gustaría saber lo que te dijeron los niños sobre tu libro (cuya lectura es otro de mis ítems pendientes, para mi vergüenza). Un saludo.

Marta Reguero dijo...

Ahora mismo me pongo con los "deberes" para que no me arrastre la insuficiencia del domingo (nunca cunde). Los niños son geniales, me reí a rabiar con ellos.Besos