martes, 9 de marzo de 2010

Contenidos de pago. ¿Información de calidad? ¿Es el momento?


Hace poco, un buen amigo me recomendaba un artículo interesante sobre el futuro del periodismo y un horizonte sembrado por contenidos de pago. Me dio que pensar.

También ha coincidido en el tiempo el diálogo que mantuve para DELIBROS con el autor de 'Los hijos del cielo', Luis Miguel Ariza (os recomiendo la lectura de la entrevista en próximos números). Con él también surgió el tema del futuro del Periodismo y me dio pie a reflexionar sobre el tema.

En general parece que hay una aceptación general sobre la idea de que el futuro de la información pasará por el pago que reconozca el valor de los contenidos, fomente su calidad y los priorice. Yo no puedo dejar de pensar en experiencias anteriores en las que importantes medios de comunicación blindaron algunas secciones de sus cabeceras online para que su acceso fuese exclusivamente de pago. No funcionó.

En comentario al blog de MACOTECA, que comentaba al comienzo, yo planteé mi reflexión inicial: el acceso a la información como derecho fundamental debería ser algo libre (y por tanto gratuito), pero ahí hablamos de la información como concepto: como idea, conocimiento, producto intelectual... Si ahora nos vamos al sistema económico que nos sostiene, entramos en un aspecto que vincula al producto informativo con el negocio que genera. En tal caso, podemos pensar que un precio más alto por la información es consecuencia de una mayor calidad (y valor) de la misma. Pero actualmente ¿qué le da valor a la información?

Con tanta proliferación de medios y plataformas, el soporte en sí ya no tiene un valor máximo (antes no era fácil distribuir un producto informativo entre la masa, ahora es gratis). Además el pago por el contenido en los soportes tradicionales solo servía para pagar la distribución (el contenido del medio de comunicación se financia con la publicidad). Por lo tanto, ahora que la plataforma es gratis y el contenido se financia con los anuncios... ¿Dónde está justificado que el futuro de este producto pase por pagar por él?

Tal vez la única razón en este paradigma sería pagar para eliminar la fuente de financiación actual: la publicidad. ¿Y no es la publicidad un interés concreto que puede orientar y desvirtuar una información? Tal vez un medio que no tuviese que responder ante sus anunciantes, podría ser un medio más libre y tener unos contenidos mejores.

Pero hasta ahora esta hipótesis no la he escuchado. Se habla de pagar por un contenido mejor pero ¿a quién revertirá este nuevo ingreso económico? ¿Al redactor? ¿A la empresa que gestiona y elabora la información? ¿Se diferenciarán así las empresas que proveen de contenido de calidad o seguirá siendo más de lo mismo?

Creo que para que la información de pago pudiese financiarse con la aportación del público debería ser a un coste tan alto (para igualar a los grandes ingresos publicitarios) que el producto terminaría por tener un precio elevadísimo. Por tanto... ¿pagar por información a bajo coste? ¿Para qué? ¿Para quién?

Me consta que es difícil invertir en buenos informadores. A poco que hayas conocido un medio de comunicación por dentro observarás que el periodista no es una "especie" profesional que se caracterice por su elevado valor económico. La media de los redactores no cobran unos sueldos importantes y en ocasiones el ritmo de vida que exige una ardua labor informativa no es compensado económicamente. Pero además hay situaciones (reales y muy recientes) que complican más esta realidad: en el actual contexto de crisis los impagos han proliferado y en el sector de la información los impagos más frecuentes han sido los de los anunciantes. Las empresas compran campañas publicitarias con mucha anticipación y al fracasar sus resultados económicos no han podido, en muchos casos, afrontar el pago de sus tarifas. Los medios les han tenido que dar facilidades de pago, aplazamientos de deuda y han tenido que utilizar paciencia como única arma para cobrar.

Pero quien no ingresa no puede pagar, y ¿quién ha sido el más perjudicado en esta ecuación irregular? El periodista. El redactor (¡no digamos el colaborador!) no cobra, o cobra mal. O debe aplazar sus expectativas de cobro. El redactor depende de su medio para sobrevivir, y la situación laboral es precaria, así que... ¿va a imponer exigencias? No, el periodista encuentra que debe apoyar a su medio. Y asume que no cobrará a tiempo. Y espera otro mes más. Y se acumulan las deudas, y su trabajo no se paga hasta que el anunciante pague su parte. Y así se financia actualmente buena parte de la labor informativa de nuestro país, en un contexto en el que, señores, si se habla de financiar la información, tal vez debamos de hablar también de rescatarla, y de limpiar otras partes del proceso para que esos ingresos, sean altos o bajos, provengan de una fuente o de otra, tengan una distribución justa, que, esta vez sí, se oriente a mantener una información de calidad.

Imagen :: Ian Britton
Licencia :: Creative Commons

3 comentarios:

Raul B Glück dijo...

Gracias por la visita a macoteca.com
El problema en mi opinión es que los contenidos y el periodismo de calidad conlleva un gasto a no ser que te nutras de colaboradores mal pagados, como indicas, y no es justo en mi opinión que una persona formada y curiosa como es un periodista tenga que trabajar gratis o tirar sus tarifas simplemente porque la red permite a todos publicar contenidos.
Yo no soy periodista, pero si al panadero le pagas por el pan no entiendo por qué tiene que existir la obligación de dar todo gratis en Internet aunque mucho lo sea (incluido mi blog. Está bien que mucho sea gratis, pero también comprendo que un medio quiera cobrar por su plataforma, trabajo, etc y pueda pagar sus facturas.
La publicidad en Internet en contra de lo que la gente cree está muy mal pagada y teniendo en cuenta que los medios que generan información (cara) deben competir con miles de blogs, webs, etc que sólo copian o compran a agencias de medios, si se quiere mantener la opción de poder tener también determinados contenidos quizás va a ser necesario que algunos estemos dispuestos a pagar 20 o 30 centimos por leer una revista o un periódico además de consumir contenidos gratuítos.
No es que el precio sea sinónimo de calidad, hay contenidos gratis mejores que los de pago; pero sí es bueno tener al menos la opción de acceder a contenidos que sabemos que son de cierta confianza porque vienen respaldados por ciertas cabeceras y sobre todo me parece MUY bueno que a las personas que investigan y generan buenos artículos se las pueda pagar bien.

macoteca.com dijo...

Gracias por la visita a macoteca.com
El problema en mi opinión es que los contenidos y el periodismo de calidad conlleva un gasto a no ser que te nutras de colaboradores mal pagados, como indicas, y no es justo en mi opinión que una persona formada y curiosa como es un periodista tenga que trabajar gratis o tirar sus tarifas simplemente porque la red permite a todos publicar contenidos.
Yo no soy periodista, pero si al panadero le pagas por el pan no entiendo por qué tiene que existir la obligación de dar todo gratis en Internet aunque mucho lo sea (incluido mi blog. Está bien que mucho sea gratis, pero también comprendo que un medio quiera cobrar por su plataforma, trabajo, etc y pueda pagar sus facturas.
La publicidad en Internet en contra de lo que la gente cree está muy mal pagada y teniendo en cuenta que los medios que generan información (cara) deben competir con miles de blogs, webs, etc que sólo copian o compran a agencias de medios, si se quiere mantener la opción de poder tener también determinados contenidos quizás va a ser necesario que algunos estemos dispuestos a pagar 20 o 30 centimos por leer una revista o un periódico además de consumir contenidos gratuítos.
No es que el precio sea sinónimo de calidad, hay contenidos gratis mejores que los de pago; pero sí es bueno tener al menos la opción de acceder a contenidos que sabemos que son de cierta confianza porque vienen respaldados por ciertas cabeceras y sobre todo me parece MUY bueno que a las personas que investigan y generan buenos artículos se las pueda pagar bien.

Marta Reguero dijo...

Gracias a vosotros, macoteca.com, por publicar un artículo con buenas ideas para reflexionar.

Creo que lo que comentas es muy adecuado en lo de cuestionar la gratuidad de todo, efectivamente, algo debe diferenciar al producto 'amateur' que al producto profesional. Lo que yo planteo es que no basta con poner contenidos de pago, ya que hasta ahora, el resto de soportes de información ofrecían contenido de pago y a los redactores no nos llega esa parte del negocio.

Es decir, por muy caro o barato que se pague un contenido, a los redactores y colaboradores se nos paga con lo que la empresa genera de beneficios (que hasta ahora entran por la publicidad), entonces yo cuestiono que el nuevo modelo reporte beneficios a los medios pero los periodistas seamos los últimos en beneficiarnos de ello. Es decir, no basta con pagar por un artículo para que el periodista que lo elabora sea quien cobre. Habría que analizar el modelo de negocio en su conjunto.

Vamos, que vuestro artículo da en el clavo al plantear estas cuestiones. Es bueno reflexionar sobre ello. Os seguiré leyendo.

abrazos